El Máster de tu Vida

Cuando te dicen que vas a tener un hijo nunca te imaginas la que se te viene encima. Puedes ponerte a pensar, puedes imaginarte cambiando pañales, o acunando a tu futuro bebé, o incluso puede venirte a la cabeza la imagen del Rey León. Pero todo eso está muy lejos de la realidad, eso no es lo que se te viene encima.

Lo que te espera, te guste o no, es sacarte un máster en menos de nueve meses, y además uno de los difíciles. Por que si algo es cierto, es que en muy poco tiempo vas a tenerte que aprender muchas, muchas cosas que ni te imaginabas. Lo difícil no es que vayas a tener que especializarte en una sola materia, claro que no, lo difícil es que este máster es totalmente transversal, tocará todas las ramas, y los exámenes serán sorpresa.

A lo primero que te vas a tener que especializar es en nutrición, y en este examen casi ni te va a dar tiempo a estudiar, prácticamente desde que conoces la “gran” noticia, una de las primeras cosas que deberá preocuparte es qué puede comer, o no, la gran afortunada. Además todos a tú alrededor te darán información contradictoria:

“esto si, esto no, aquello me lo recomendaron, por una no pasa nada. Que va a saber el médico…”

Un auténtico galimatias, dónde además es muy probable que más de uno te mire raro cuando intentes poner en practica todo lo aprendido en la asignatura.

Igual que en mi época de estudiante

Pero hay no acaba la cosa, porque todo se complica aún más cuando empiezas a pensar en el futuro y en las cosas que vas a necesitar. ¿Trituradora de alimentos para Bebes? ¿Humidificador? ¿Arrullo? Pero… ¿todo esto qué es? te debes estar preguntando¿ Ya no vale mi batidora de toda la vida?… Como toda buena especialización, un nuevo lenguaje se abre ante nosotros, con sus tecnicismos y todo.

“Mi sobrina no la utilizo”, “cómprate mejor una Cuna evolutiva”. (¿Evolutiva? ¿Como los Pokemons?) Pero será mejor que revises los cojinetes si vas a ir al campo y no te olvides del condensador de fluzo.”

Y me temo que todo esto es solo el principio, la punta del iceberg que espero que esta vez no choque contra el Titanic. Un poco más allá empiezo a vislumbrar BLW, métodos educativos, tronas y tronos y mucho, mucho más.

Y así estamos, uno como futuro papa primerizo, buscando información sin parar, y tras cada respuesta se esconden más y más preguntas. Todo además rodeado de un misterio que ni la mejor novela de Sherlock Holmes. Con más preguntas que respuestas y por si fuera poco, lo que les vale a unos no les sirve a otros.

Resolviendo el misterio

Y a mi, que a veces me da por pensar, me pregunto si uno de los trucos de todo no consistirá en no intentar encontrar la respuesta, en ir poco a poco descubriendo en que consistirá ser padre y que, como en tantas otras veces, lo más importante será en intentar recorrer el camino con una sonrisa a cuestas.

¿Creéis que me ahogo en un vaso de agua? ¿Tiene que ser todo tan dificil? Espero vuestras opiniones!!

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Un comentario

  1. Ya te he dicho, información. Jajajaja. Aunque luego no la uses, pero infórmate.

    No has mencionado el porteo, para mí fue de lo más importante. Cuidado con las mochilas ergonómicas que no lo son… Y creo que es importante informarse por evitar daños perjudiciales. Lo demás, saldrá sólo.

    Y sí, comprar es mejor lo justo. Todo lo que tienes en casa se puede adaptar. Esterilizador no es más que un trasto más que, en realidad, puedes usar una cacerola….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *